Divorcio Madrid

Modificación de la Guarda y Custodia

Abogados especialistas en la modificación de la custodia de hijos, de mutuo acuerdo o por vía contenciosa

Sin duda, si hay un aspecto especialmente sensible en todas las separaciones y divorcios con hijos es su guarda y custodia. Lo ideal es que esta sea una decisión consensuada entre ambos progenitores y que, si es posible y conveniente, se opte por la custodia compartida, por ser la opción que la justicia aconseja en general.

No obstante, no siempre es posible ese acuerdo. Los procedimientos contenciosos de divorcio se convierten entonces en la única solución para seguir adelante. En ellos, son los jueces los que determinan qué régimen de guarda y custodia es el más adecuado.

¿Va a iniciar un procedimiento de modificación de la guarda y custodia?

Asesórese por un abogado especialista en guarda y custodia desde un principio. No de pasos en falso, el resultado marcará su vida futura.

Confíe su caso a un Bufete de Abogados altamente especializado en Derecho de Familia y Matrimonial.

910 05 44 48
¡Solicite cita gratuita!

Modificación de la Custodia

¿Cuándo se puede modificar la custodia tras el divorcio?

Tanto si se desea solicitar la revisión del caso, como si el acuerdo adoptado en su momento deja de tener sentido, existe la posibilidad de recurrir a la modificación de la custodia. Eso sí, para que el trámite surta efecto es necesario conocer bien cuáles son sus fases y cumplir con los requisitos legalmente previstos.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la modificación de custodia se engloba dentro del procedimiento conocido como modificación de medidas. Permite una serie de cambios que se pueden efectuar sobre lo inicialmente reflejado en el convenio regulador o en la sentencia de divorcio. Por ejemplo:

Y, por supuesto, otro elemento susceptible de ser modificado es la guarda y custodia. Pero, como ocurre con cualquier otro cambio, este debe estar debidamente justificado.

¿Cuáles son los requisitos para modificar la guarda y custodia de los niños?

Para saber cuándo es viable la modificación de la custodia de los niños tras el divorcio hay que atender no solo a la legislación aplicable, sino también a la jurisprudencia. En numerosas sentencias los jueces han delimitado de forma precisa cuáles son los requisitos que hay que cumplir. Y esos requisitos son los mismos que aplican para realizar cualquier otra clase de modificación.

Es decir, se debe producir un cambio en las circunstancias iniciales y este cambio ha de considerarse:

  • Suficientemente importante, no accesorio.
  • Inexistente o desconocido hasta el momento.
  • Imprevisible e involuntario.
  • Permanente o más o menos sostenido en el tiempo.

En resumen: antes de iniciar el proceso para la modificación de la custodia, asegúrate de que existe en tu vida, en la de tus hijos o en la de tu expareja un cambio que lo justifique y que reúna estas condiciones.

¿Cómo es el procedimiento de modificación de custodia?

Como casi todo en Derecho de Familia, la modificación de la guarda y custodia de los hijos puede llevarse a cabo de manera amistosa o contenciosa. En el primer caso, los progenitores acuerdan conjuntamente el cambio, mientras que en el segundo tiene lugar un juicio en el que la última palabra es del juez.

El desarrollo del juicio de modificación de medidas

Normalmente, en todos los juicios para modificar la custodia de los niños tienen lugar las siguientes fases:

  1. Intento de conciliación judicial: antes del juicio propiamente dicho, se llama a los implicados a una vista, en la que el juez trata de aproximar las posturas de ambos. Se hace en presencia del Ministerio Fiscal y, a veces, evita el juicio. Otras, en cambio, no surte efecto. Entonces se continuaría a la siguiente fase.
  2. Ratificación de la demanda: se trata de confirmar ante el juez lo que se está solicitando, aunque en este punto se puede introducir alguna pequeña variación.
  3. Contestación a la demanda: este paso es idéntico al anterior, pero corresponde a la parte contraria confirmar sus pretensiones. Ambas fases son muy relevantes, porque lo normal es que desde que se presenta la demanda hasta que se celebra el juicio transcurran varios meses.
  4. Aportación de pruebas: cada una de las partes aporta las pruebas que considera oportunas para defender su postura frente a la de su expareja. Aunque hay que tener en cuenta que el juez no tiene por qué aceptar todas las que se propongan.
  5. Realización de pruebas: las pruebas que acepta el juez pasan a desarrollarse. Por ejemplo, el interrogatorio a las partes, la declaración de testigos o la presentación de informes periciales.

El papel del perito psicológico

La intervención de un perito psicológico en los procedimientos de modificación de custodia es vital por varias razones:

  • Acredita la viabilidad del cambio que se pretende introducir en la custodia.
  • Evalúa las capacidades de cada progenitor para cuidar de sus hijos.
  • Analiza las consecuencias del cambio para los menores.
  • Garantiza el máximo bienestar de los niños.
  • Emite un informe objetivo con sus conclusiones, que condiciona la decisión judicial.

En definitiva, son muchos los aspectos que hay que tener en cuenta cuando se decide iniciar un procedimiento de modificación de custodia. Por eso, lo más seguro es rodearse de abogados expertos en divorcios que sepan guiarte y aconsejarte a lo largo de todo el camino.

Lecturas relacionadas